Category Archives: Colaboraciones

El Placer de la Mirada: sobre el cine de Sofía Coppola

Por Elena M. D’Aquila

virgin4-e1295729512577

Películas de sensaciones y texturas. Películas palpables, tersas y sedosas. Esas son las películas de Sofía Coppola. Con apenas cuatro en su filmografía: Las Vírgenes suicidas (1999), Perdidos en Tokio (2003) María Antonieta (2006) y la reciente Somewhere (2009), se puede palpar una autora con una visión peculiar del mundo y con un estilo diferenciado de estética pop y glamorosa, siempre protagonizadas por mujeres, como Charlotte (Scarlett Johansson) en Perdidos en Tokio y en María Antonieta la reina adolescente (Kirsten Dunst). ¿Qué tienen en común una historia de amor atípica sobre dos personas en Tokio y un biopic sobre la polémica reina de Francia? La visión del mundo de Coppola y su fascinante estética, que hace que no podamos dejar de admirar cada fotograma. Ambos films carecen de acción y diálogos, especialmente Perdidos en Tokio que se centra en las subyacentes emociones de los personajes. Sofía Coppola eligió al actor Bill Murray para personificar al inexpresivo Bob Harris, rasgo que denota su aburrimiento. Charlotte también está aburrida de su esposo, de no encontrar su vocación, y ambos se encuentran tan perdidos y solos que resulta nula la posibilidad de una relación, impedimento manifestado en un plano cenital de los dos acostados en una cama, tan cerca pero tan alejados sexualmente. Está claro que Perdidos en Tokio no es una convención sobre el amor sino una película sobre dos extraños que comparten miradas cómplices, silencios y el descubrimiento de una cultura extraña, una ciudad en la que se sienten como sapos de otro pozo y que irán recorriendo y admirando juntos. Todo esto constituye un elevado nivel de intimidad para ellos, intimidad que alguna vez tuvieron con sus respectivas parejas: ella con su reciente esposo y él con su mujer.

lost_in_translation_3911

Sofía Coppola se detiene en planos largos como si saboreara cada mirada de sus personajes, cada rincón de la ciudad que descubren, cada plano de Tokio. A su vez recrea un erotismo pocas veces visto en el cine, como la escena antes mencionada en la que el mínimo roce crea un momento de íntima comunicación sin necesidad de palabras. El primer plano tan recordado del film revela la sutileza, la elegancia y perfección de Sofía a la hora de componer un plano. La banda sonora de la película va desde Louis Armstrong, en las escenas nocturnas, hasta Phoenix y las rockeras interpretaciones de karaoke. Pero si hablamos de la estética de sus imágenes, cabe mencionar al maravilloso fotógrafo Lance Acord, también director de fotografía de María Antonieta en la que también deposita la acción en las miradas y encuentros fortuitos, desarrollándose en silencios cargados de dramatismo. Los paisajes y los ambientes herméticos del Palacio de Versalles, las salas, las habitaciones y los opresivos vestuarios ocupan un lugar protagónico que denota el encierro y la angustia de la joven reina que será la encargada de perpetuar la alianza entre Austria y Francia.

mariaantonieta4

El cine de Sofía se detiene en los pequeños momentos de las vidas de sus personajes. En María Antonieta captura los instantes más íntimos de la tediosa vida de la joven reina. Retrata el aburrimiento y la soledad mediante consecutivos planos del día a día: la ridícula realeza a la que se enfrenta cada mañana y las silenciosas cenas con su esposo, con quien se acuesta cada noche sin poder consumar la relación. La banda sonora funciona como el elemento pop que le otorga alegría al film y ese toque “teen” de espíritu rebelde en su protagonista. Así como Perdidos en Tokio no es una película de amor convencional, tampoco María Antonieta es un biopic habitual sobre la detestada reina, sino el retrato de una adolescente cuyas tempranas responsabilidades exponen su costado más vulnerable ante la crueldad de la época que le tocó vivir. En ambas películas se percibe un desamor por parte de los personajes masculinos con los que las protagonistas están involucradas. Charlotte, en Perdidos en Tokio, se pasa los días en la habitación del hotel fumando, escuchando música y CDS de autoayuda, cuestionándose sobre su matrimonio; María Antonieta no logra intimar con su esposo, que la ignora todo el tiempo asexuando la relación.

Lost_in_Translation_235

Otra característica de sus films es el retrato de la adolescencia. Aunque en Perdidos en Tokio el personaje de Scarlett ya es una mujer,  se encuentra en una etapa de crisis adolescente en la que no sabe qué hacer de su vida. Por lo general sus personajes femeninos ocultan su falta de amor, sus tristezas y angustias tras fríos e inexpresivos rostros. María Antonieta atraviesa todo Versalles sabiendo que la esposa del hermano de Luis dio a luz, cuando ella aún no consumó su matrimonio, y espera llegar a la privacidad de su habitación antes de romper en llanto; Charlotte le oculta a su esposo su infelicidad, evitándolo y mediante escapadas nocturnas junto a Bob por los suburbios de la ciudad. El de Coppola es un cine con una sensibilidad poco frecuente, que respeta las emociones íntimas de sus personajes. Con una estética delicada, pop, contemporánea y rebelde, es un cine pasional pero contenido. Ese es el cine de Sofía.

Tagged , , , ,
La Lente Cóncava

El cine como nunca antes lo habías leído @lalenteconcava

39escalones

Reflexiones desde un rollo de celuloide

Sigur Rós Mallorca

Noticias de Sigur Rós en español desde Mallorca.

Bendita cinefilia: Blog de crítica de cine

Blog de críticas de cine del periodista Enrique Abenia

Aire & Acción

De sueños y otros fotogramas

elcriticoabulico

Crítica de cine informal pero esmerada

Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

El Blog de Armando Navarro en Wordpress.com

Crítica de Cine, Teatro y Literatura desde este extraño planeta llamado Tierra...

Alfonso Virués

CINEASTA 100% UNAM

A Sala Llena Online

De sueños y otros fotogramas

Invencible Vulnavia

De sueños y otros fotogramas

librero humanoide

De sueños y otros fotogramas

Hacerse la crítica

De sueños y otros fotogramas