Category Archives: Uncategorized

Planetario (Baltazar Tokman)

(Publicada en Hacerse la Crítica)

planetarioUn nene le pregunta a su padre sobre la muerte. Lo inquietan particularmente las arenas movedizas. El papá responde que cuando uno muere va al cielo. “¿Estás seguro?” repregunta el chico. “No lo sé” contesta el padre. Que Planetario empiece de esta forma no es casual, porque si bien es una película que se conforma de videos caseros realizados por distintas familias alrededor del mundo, cuyo eje central son los hijos -por lo tanto la vida, la prosperidad- en el fondo es una película sobre la muerte. Es lógico. Dar vida conlleva un nivel de consciencia sobre la propia fragilidad que es vertiginoso y atemorizante. La paternidad es, sobre todo, el lugar de mayor incertidumbre que el ser humano pueda habitar. Uno siente que se convierte en receptor de cuestionamientos cuyas respuestas no arribarán nunca. Entonces dan ganas de preservar a los hijos, de congelar el tiempo, de parar el mundo para el que hay que prepararlos, cuando ni siquiera uno mismo está preparado. Tal vez filmarlos incansablemente sea la manera que encontraron estas familias de suplantar ese anhelo utópico. Un padre tomará la decisión de registrar cada etapa de crecimiento de su hija hasta que él se vaya de su lado, una madre deberá enfrentarse a la posibilidad de que el curso natural de la vida se vea interrumpido al correr el riesgo de perder a uno de sus hijos en la guerra, y así cada uno tendrá un motivo particular (y tal vez no del todo sincero) para hacerlo.

planetario2El montaje de los fragmentos seleccionados deja en evidencia una puesta en escena social activada por los propios protagonistas, como la que aparece en las filmaciones de una nena cantando en la iglesia frente a otros feligreses. Donde prevalece la palabra de los mayores –en algunos casos del padre, en otros de la madre- faltará la de los hijos, al menos la verdaderamente personal. Los chicos frente a las cámaras serán el reflejo de las aspiraciones que sus padres depositan en ellos, obligándonos a pensar si acaso es posible desarrollarse como individuo absoluto o si seremos siempre la prolongación de aquello que heredamos. Frustración y tenacidad se conjugan tras los discursos adultos sobre lo que estos padres esperan de (y para) sus descendientes, con una dulzura que puede resultar dolorosa. Lo que queda al desnudo es cierto grado de egoísmo que se esconde tras la idea de tener un hijo. Que haya alguien que nos sonría al volver a casa, que nos ame incondicionalmente, que continúe el apellido, que repare nuestros errores, que realice nuestros sueños y más. Demasiado.

planetario3Planetario es una película atípica que reproduce momentos familiares íntimos, por momentos entrañables, por momentos oscuros y plagados de melancolía, en una atmósfera extraña o surrealista, como describe una de las madres al evento de traer un hijo al mundo. Los efectos emocionales -y también físicos- de la maternidad y la paternidad son expuestos a través de las entrevistas que los realizadores llevaron a cabo posteriormente con los protagonistas. Resulta interesante que, aun tratándose de familias de distintos países (Estados Unidos, India, Argentina, Rusia y Egipto), lejos quedan las oposiciones culturales, inscribiéndose todas en un lenguaje común y universal que tiene que ver con las inseguridades y temores que acarrea la crianza. Todas ellas buscarán, de alguna manera, un apoyo externo para llevar a cabo semejante empresa, que en la mayoría de estos casos es la religión. Por eso es casi paradójico que el único padre ateo, más preocupado por preparar a su hijo para el peor de los escenarios que para lo mejor que pueda darle la vida, sea quien al comienzo le diga que hay un cielo que nos espera tras la muerte. No sé si buscando evitarle la cruel respuesta de que, según su pensamiento, nada hay del otro lado, o buscando evitársela a sí mismo ahora que tiene por quien desear lo contrario.

Spring Breakers (Harmony Korine): “Pray super hardcore”

(Publicada en Hacerse la Crítica)

SB2Tras unos títulos con letras fluo sobre fondo negro, la película empieza con una secuencia de montaje en cámara lenta y fondo de música electrónica que nos muestra a un grupo de pibes y pibas vacacionando. Todo es exagerado y excesivo. Abundan los primeros planos de tetas, culos que se sacuden, lenguas, roces, besos. Fiesta de la histeria colectiva al mejor estilo MTV. Pero en el fondo sé que se trata de Harmony Korine, y seguramente hay algo más detrás de toda esta exacerbada grosería. Spring Breakers es la cultura pop en decadencia, y para reflejar esto Korine produjo una película que es una hipérbole de la estética del video clip, desde los de Britney Spears  (ícono de esa decadencia y sobre la que constantemente hace referencia) hasta cualquiera del hip-hop más comercial y ostentoso a lo 50 Cent. El espíritu de esta película está mucho más cerca de los videos realizados por Korine, como Living Proof de Cat Power o Sunday de Sonic Youth, que de sus anteriores largometrajes, aunque se filtren algunos insertos con calidad VHS que recuerdan a Trash Humpers. Los colores chillones de los títulos se desplazan a la puesta en escena y la música de moda no da respiro. Es probable que todas estas decisiones resulten irritantes en algún punto, pero están plenamente justificadas por una película que no pretende denunciar sino más bien parodiar un estilo de vida: el del sueño americano posmoderno.

SB3En este contexto sitúa a cuatro pendejas que van a generar más de una contrariedad en los espectadores. Uno no sabe si quiere cogérselas o cagarlas a sopapos. La selección de actrices no es para nada casual. Dos de ellas son Selena Gómez y Vanessa Hudgens, ex nenas Disney  (las únicas que reconocí, para ser honesta), cantantes pop, modelos y otras facetas ligadas a la cultura teen. Las otras son Ashley Benson, que por lo que estuve averiguando también se trata de una modelito devenida actriz, y Rachel Korine, esposa del director que supera en edad (real) a las demás y a la que más puede asimilarse con el fondo de la película, ya que trabajó en algunas producciones previas de Harmony. El imaginario popular sobre estas chicas de aspecto angelical es inmediatamente corrompido y corroído. Vamos a verlas aspirar cocaína, desbordarse en alcohol, y asumir roles sexualmente activos y promiscuos. Tal vez la que más se salva es Selena en el papel de Faith, una santurrona católica –asiste a una iglesia cuyo pastor es un rubio tatuado y musculoso- a la que Korine se encarga de separar del resto del grupo de mil formas distintas. Cotty (Korine) es una piba osada, más peligrosa para ella misma que para los demás. Las verdaderas bombas de tiempo son Candy y Brit (Hudgens y Benson), dupla inseparable, adolescentes temerarias e intrépidas, bien guarras, y con los ovarios más fálicos del cuarteto.

SBAburridas de la monotonía, las últimas tres deciden robar un local de comida rápida para pagarse unas vacaciones, y experimentar las emociones extremas de las fiestas alocadas y otras libertades en las playas californianas. Logran su cometido, pero en medio de tanta celebración caen en cana. Ahí aparece Alien, un James Franco en plan rapper gangsta de pacotilla, más cerca del Pretty Fly del video de Offpsring que del nigga Tony Montana en quien sueña convertirse. Aunque en un principio parezca tener extrañas intenciones tras pagarles la fianza, a la larga termina siendo un boludo al que Candy y Brit dominarán a su antojo. La escena en que lo obligan a chupar los caños de dos armas de fuego, como si de un gangbang oral se tratase, me hizo pensar en David Cronenberg metiéndole el dedo en el culo a la figura pública de Pattinson en Cosmópolis. Tomar a un sex symbol del cine contemporáneo para humillarlo en pantalla es también una forma de tomarle el pelo a las construcciones que el star system hollywoodense hace de estas pseudo estrellas. De Faith y Cotty se prescindirá casi de forma caprichosa, pero esto no importa porque realmente nada importa en esta película, si estamos dispuestos a despojarnos de cualquier expectativa narrativa. El verosímil tiene que ser dejado a un lado para disfrutar del sinsentido que propone. El montaje va y viene a su antojo con flashbacks y flashforwards. Los personajes no presentan un desarrollo o cambios esenciales, son lo que son de comienzo a fin y eso impide, en buena hora, ejercer juicios de valor o morales sobre ellos. Son una manga de pendejos que hacen lo que les pinta, que viven pura y exclusivamente en el presente, en el no future, porque no tienen otra cosa que ofrecer(se).

 

La Lente Cóncava

El cine como nunca antes lo habías leído @lalenteconcava

39escalones

Reflexiones desde un rollo de celuloide

Sigur Rós Mallorca

Noticias de Sigur Rós en español desde Mallorca.

Bendita cinefilia: Blog de crítica de cine

Blog de críticas de cine del periodista Enrique Abenia

Aire & Acción

De sueños y otros fotogramas

elcriticoabulico

Crítica de cine informal pero esmerada

Andrea, cine y literatura

Críticas, textos teóricos y literarios, reposts interesantes

El Blog de Armando Navarro en Wordpress.com

Crítica de Cine, Teatro y Literatura desde este extraño planeta llamado Tierra...

Alfonso Virués

CINEASTA 100% UNAM

A Sala Llena Online

De sueños y otros fotogramas

Invencible Vulnavia

De sueños y otros fotogramas

librero humanoide

De sueños y otros fotogramas

Hacerse la crítica

De sueños y otros fotogramas